Don't Starve

Don't Starve

No te mueras de hambre

Don’t Starve es un verdadero juego de supervivencia extrema. Abandonado en un bosque sin absolutamente nada deberás sobrevivir, conseguir comida, superar la peligrosa noche, defenderte de los enemigos, investigar nuevos objetos, crearte una choza... Don’t Starve no te enseña nada, no te ayuda en nada, todo lo que averigües será por tu cuenta y riesgo. Y es difícil sobrevivir, ¿eh?, el más mínimo error te matará y entonces… a empezar de cero. Ver descripción completa

PROS

  • Supervivencia extrema
  • Calidad técnica
  • Muchas sorpresas

CONTRAS

  • Sistema de menús algo confuso

Excelente
9

Don’t Starve es un verdadero juego de supervivencia extrema. Abandonado en un bosque sin absolutamente nada deberás sobrevivir, conseguir comida, superar la peligrosa noche, defenderte de los enemigos, investigar nuevos objetos, crearte una choza... Don’t Starve no te enseña nada, no te ayuda en nada, todo lo que averigües será por tu cuenta y riesgo. Y es difícil sobrevivir, ¿eh?, el más mínimo error te matará y entonces… a empezar de cero.

No te mueras de hambre

Don’t Starve es de esos juegos tan difíciles que te crispan los nervios pero que también consiguen subirte el ego cuando consigues superarte. Sobrevivir en el bosque será todo un reto hasta para el jugador más duro, y es que está todo muy bien pensado para que la experiencia sea una verdadera aventura de supervivencia y descubrimiento.

Para empezar tienes que cuidar de tres parámetros: salud física, salud mental y hambre. Esto último será tu peor pesadilla puesto que necesitarás alimentarte para no morir. El ciclo del día de la noche transcurre naturalmente, también hay estaciones de verano e invierno y climatología.

El bosque está lleno de herramientas y útiles, listos para ser usados. Hay pequeñas frutas, hay árboles, flores y conejos. Con eso podrás empezar y pasarás los primeros días más o menos bien, pero luego necesitarás más: recoge piedras y oro, y con algo de madera construirás la primera “máquina de ciencia” que te dará acceso a nuevas construcciones. Efectivamente la mayor parte del tiempo lo dedicas a recoger todo lo que puedas, la cantidad de cosas que puedes recolectar es notable y combinándolas construirás herramientas como hachas o lanzas, chozas, murallas para protegerte, cocinas portátiles, pequeños huertos, etc. Todo lo que necesites para sobrevivir a enemigos y monstruos de la noche.

Don’t Starve tiene la particularidad de sorprender al jugador porque está lleno de sorpresas. Hay enemigos nuevos cada poco, objetos misteriosos y situaciones inéditas. Lo peor (y lo mejor) es el total desconocimiento que tiene el jugador de ese mundo. Hay cosas que pueden ser buenas y cosas que pueden ser malas, para averiguarlo debes experimentar lo que en ocasiones te llevará a la muerte y a empezar de nuevo.

Morir en este juego es más que una realidad. Es algo que deberás aceptar como una rutina, así que no te desesperes. Por suerte un sistema de experiencia recompensa al jugador partida tras partida, y desbloquearás nuevos personajes con habilidades extra que te ayudarán en la supervivencia.

Si hay algo en contra de Don’t Starve, además de su elevada dificultad, es el sistema de menús que es algo incómodo. Además, a medida que avanza el juego la lista de objetos a construir aumenta una barbaridad, y lo mismo las diferentes combinaciones, esto hace que sea complicado saber qué necesitas para construir eso o aquello.

Sólo necesitas el ratón

Casi todo el movimiento se realiza con el ratón. Con él moverás al personaje principal, seleccionarás objetos, crearás herramientas, etc. Es un “point and click” de toda la vida, y no necesita más.

Tenebroso y entrañable

Gráficamente Don’t Starve es una delicia, con un diseño visual al estilo dibujo cartoon bastante tenebroso. Los detalles del bosque, de los objetos y las animaciones son incontables. Las animaciones son algo toscas, pero están hechas así adrede.

La música encaja perfectamente en la temática del juego, aparece en determinados momentos y luego el silencio será el que te acompañe en la aventura. Eso sí, se echa en falta algo más de variedad.

De lo mejor que ha salido este año

Don’t Starve es difícil. Y frustrante. Mucho. Pero si superas el escollo que suponen las primeras horas de aprendizaje encontrarás un juego tremendamente satisfactorio. Una aventura de supervivencia bastante realista y muy divertida. Lo mejor de Don’t Starve es que sus creadores siguen introduciendo cambios y mejoras cada pocas semanas, de modo que el juego sigue vivo y siempre hay cosas nuevas por experimentar o descubrir. Estamos ante uno de los juegos del año, no te lo pierdas.

Don't Starve

Descargar

Don't Starve